Saltar al contenido
DEMENTA

Como Occidentales, ¿Nos Resulta Asequible y Útil Una Práctica Como El REIKI Que Reconoce Sus Raíces En Oriente?

Sin duda la práctica del REIKI hoy día está arraigada en Occidente, con algunas adaptaciones que no han modificado su verdadera esencia. Suele practicarse enviando la energía a los principales chakras o centros de energía del cuerpo, con la anuencia del paciente o receptor y por contacto suave de la palma de las manos o también sin contacto directo de las manos. La estimulación y el desbloqueo de los chakras o centros energéticos generan la restauración del flujo de energía, que conducirá a un estado de relajación profunda y de bienestar interior.

El REIKI es energía vital universal que logra armonizar a las personas, sean de las etnias que sean. Considera a las personas como un todo integral, donde se producen los desequilibrios y repercuten en el alma y en el cuerpo, o en el cuerpo y en el alma. En uno mismo se puede encontrar el poder de la autocuración, para beneficio propio primero y, si se quiere, después el poder curativo se puede utilizar para ayudar a los demás.

Se sabe, ninguna persona que está imposibilitada de ayudarse a sí misma puede brindar ayuda a otro. Primero debe sanarse a sí misma, encontrar su propia armonización y paz interior. Luego, estará en condiciones de ofrecer su ayuda a otros seres vivientes. Y conseguirá que otros seres vivientes a su vez puedan aprovechar y beneficiarse con esa ayuda.

Recordemos que el ser humano debería ser siempre pura energía. Los seres vivos poseen KI en sí mismos, aunque muchos no aprenden a aprovechar esa fuerza vital. Y cuando el flujo vital queda interrumpido, los centros energéticos del cuerpo permanecen bloqueados. La energía disminuida provoca que las defensas bajen y se enfermen, tanto el cuerpo como la mente. Si con la ayuda del REIKI la energía se desbloquea logra transformarse en positiva.